Prospecto FUNGIUM

Composición
Cada comprimido de FUNGIUM contiene: Ketoconazol 200 mg. Excipientes c.s.
Farmacología
Ketoconazol es un agente antifúngico, derivado sintético del imidazol con actividad fungicida o fungistática frente a dermatofitos, levaduras (Candida, Pityrosporum, Torulopsis, Cryptococcus), hongos dimórficos y eumicetos. Otros microorganismos menos sensibles son: Aspergillus spp; Sporothrix schenckii, algunos Dematiaceae, Mucor spp y otros fitomicetos, excepto Entomophthorales. Mecanismo de acción: Ketoconazol actúa como fungistático, pero en altas concentraciones es fungicida. Aunque el mecanismo exacto de acción de ketoconazol no ha sido determinado, se ha sugerido que su actividad puede ser el resultado de la interferencia de la síntesis del ergosterol. Así, presumiblemente ejerce su actividad antifúngica alterando las membranas celulares, aumentando su permeabilidad y, por consecuencia, inhibiendo el crecimiento fúngico. También se ha propuesto como un segundo mecanismo de acción la inhibición de la absorción de los precursores de ADN y ARN y la inhibición de la síntesis de algunas enzimas oxidativas en el microorganismo. Perfil farmacocinético: Absorción: La absorción requiere de un ambiente ácido en el estomago, por lo cual la administración con antiácidos o medicamentos que eleven el pH gástrico disminuye notablemente su absorción. El peak en la concentración plasmática se alcanza entre la primera y la cuarta hora después de la administración oral. Distribución: Ketoconazol posee una unión a proteínas plasmáticas que varía entre un 91% y un 99%, unión que se puede ver alterada en pacientes con insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática o cirrosis, en donde el porcentaje de ketoconazol libre aumenta con respecto a los pacientes en condiciones normales. Metabolismo: Los anillos imidazol y piperazina de ketoconazol se oxidan y degradan por las enzimas microsomales hepáticas. Posee un tiempo de vida media de 2 a 12 horas. Excreción: La mayor eliminación de ketoconazol se realiza por vía biliar, dejando sólo un 13% para que se excrete por la orina. Únicamente un 2% a 4% se excreta como droga inalterada. Ketoconazol no es dializable.
Indicaciones
Tratamiento de la micosis superficiales y profundas: Infecciones micóticas de la piel, cuero cabelludo y uñas por dermatofitos o levaduras (dermatomicosis, onicomicosis, paroniquia, pitiriasis, pitiarisis versicolor y candidiasis mucocutánea crónica) observando también a los casos en el que el tratamiento tópico es difícil o no presenta una buena eficacia debido a que están involucradas áreas cutáneas extensas o que están comprometidas uñas y pelos. Infecciones de la boca y del tracto gastrointestinal por levaduras (candidiasis oral, esofagitis moniliásica y otras). Candidiasis vaginal: formas clínicas agudas y también formas crónicas recidivantes. Infecciones micóticas sistémicas tales como blastomicosis sudamericana, candidiasis sistémica, histoplasmosis y otras. Tratamiento profiláctico de infecciones micóticas en pacientes inmunodeprimidos como en las neoplasias, luego de trasplantes de órganos, luego de quemaduras y bajo el tratamiento de inmunosupresores.
Dosificación
Vía oral. Dosis: según prescripción médica. Dosis usual adultos: Candidiasis vaginal: 1 comprimido cada 12 horas. Tratamiento profiláctico de pacientes inmunodeprimidos: 400 mg una vez al día. Todas las otras indicaciones: Dosis inicial: un comprimido de FUNGIUM al día en una sola toma. Esta dosis se puede incrementar gradualmente hasta obtener el efecto deseado. Llegando a una dosis máxima de 400 mg por día (2 comprimidos de FUNGIUM) en una sola toma. La duración del tratamiento puede ser de entre 2 semanas y 6 meses dependiendo del tipo de hongo que cause la infección y la gravedad de esta misma. La duración usual del tratamiento es: Candidiasis vaginal: 5 días consecutivos. Micosis cutáneas inducidas por dermatofitos: aproximadamente 4 semanas. Pityriasis versicolor: 10 días. Micosis cutáneas y orales inducidas por Candida: 2 -3 semanas. Infecciones del cuero cabelludo: 1 - 2 meses. Infecciones de las uñas: 6 - 12 meses, dependiendo de la velocidad del crecimiento de la uña; se deberá esperar hasta que la uña afectada haya crecido por completo. Candidiasis sistémicas: 1 - 2 meses. Paracoccidiomicosis, histoplasmosis, coccidioidomicosis: la duración óptima de la terapia es de 3 - 6 meses.
Contraindicaciones
FUNGIUM está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a cualquier componente de la fórmula. Contraindicado durante el primer trimestre del embarazo. Está contraindicada la administración concomitante con astemisol, terfenadina, cisaprida o triazolam. Casos raros de eventos adversos cardiovasculares graves, incluyendo taquicardia ventricular, torsades de pointes y muerte, se han reportado en pacientes que estaban en tratamiento con ketoconazol concomitantemente con terfenadina. Estas reacciones adversas son atribuibles al aumento de las concentraciones plasmáticas de terfenadina inducida por la concomitancia con ketoconazol. Los datos farmacocinéticos indican que ketoconazol inhibe el metabolismo hepático de astemizol, dando lugar a niveles plasmáticos elevados de astemizol y su metabolito activo, pudiendo prolongar los intervalos QT. La administración concomitante de ketoconazol con cisaprida está contraindicada. Graves eventos adversos cardiovasculares, incluyendo taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsades de pointes han ocurrido en pacientes tratados con ketoconazol concomitantemente con cisaprida.
Reacciones adversas
Los efectos adversos más importantes tras la administración de ketoconazol fueron los siguientes: Trastornos hematológicos y del sistema linfático: Raros: trombocitopenia. Trastornos del Sistema Nervioso Central: Poco frecuentes: cefalea, mareos y fotofobia. Raros: parestesia. Trastornos gastrointestinales: Frecuentes: náuseas y vómitos, dolor abdominal. Poco frecuentes: diarrea, dispepsia. Trastornos hepatobiliares: Poco frecuentes: aumento reversible de las enzimas hepáticas. Trastornos de los tejidos epidérmicos y subcutáneos: Frecuentes: prurito. Poco frecuentes: rash, alopecia Sistema reproductivo y trastornos de las mamas: Poco frecuentes: ginecomastia reversible (con dosis superiores a la dosis terapéutica recomendada de 200 o 400 mg diarios). Raros: impotencia. Basándose en la experiencia post-comercialización, reacciones adversas que también han sido comunicadas son las siguientes: Trastornos del sistema inmune: Muy raros: reacciones alérgicas incluyendo casos aislados de shock anafiláctico. Trastornos del Sistema Nervioso Central: Muy raros: aumento reversible de la presión intracraneal (por ejemplo: papiledema). Trastornos hepatobiliares: Muy raros: hepatotoxicidad grave, incluyendo ictericia, hepatitis, necrosis hepática confirmada mediante biopsia, insuficiencia hepática incluyendo casos que han resultado en transplante o muerte. Trastornos de los tejidos epidérmicos y subcutáneos: Muy raros: urticaria. Sistema reproductivo y trastornos de las mamas: Muy raros: trastornos menstruales, oligospermia (con dosis superiores a la dosis terapéutica recomendada de 200 o 400 mg diarios). A los niveles terapéuticos de 200 mg, una vez al día, se ha observado un descenso transitorio de los niveles plasmáticos de testosterona. Los niveles de testosterona se normalizan dentro de las 24 horas después de la administración de ketoconazol. Durante terapia prolongada a este nivel de dosis, usualmente los niveles de testosterona no difieren significativamente de los controles.
Precauciones
Muy raramente se ha notificado hepatotoxicidad grave, incluyendo casos con desenlace fatal o que hayan requerido de un trasplante de hígado. Algunos pacientes no presentaban factores de riesgo evidentes de enfermedad hepática. Algunos de estos casos se observaron en el primer mes de tratamiento, incluso durante la primera semana. En todos los pacientes que reciben ketoconazol se debe considerar un control de la función hepática. Se deben instruir a los pacientes para que comuniquen inmediatamente a su médico la aparición de signos y síntomas indicativos de hepatitis tales como anorexia, náuseas, vómitos, fatiga, ictericia, dolor abdominal y orina oscura. En estos pacientes, el tratamiento debe ser interrumpido inmediatamente y analizar su función hepática. En pacientes con un aumento de enzimas hepáticas, o que hayan experimentado toxicidad hepática con otros fármacos, el tratamiento no deberá ser iniciado a menos que el beneficio esperado sea superior al riesgo de lesión hepática. En estos casos, es necesario monitorizar las enzimas hepáticas. En todos los pacientes que reciben tratamiento con ketoconazol se debe considerar la monitorización de la función hepática. Se recomienda realizar pruebas de función hepática antes del tratamiento y a intervalos frecuentes durante el tratamiento. En voluntarios que recibieron dosis diarias de 400 mg y más, ketoconazol redujo la respuesta del cortisol a la estimulación de la ACTH. Por lo tanto, la función adrenal deberá ser vigilada en pacientes con insuficiencia adrenal, o con función adrenal en el límite, y en pacientes sometidos a estrés prolongado (cirugía mayor, cuidados intensivos, etc.). La absorción se altera cuando la acidez gástrica está disminuida. En pacientes que reciben simultáneamente fármacos que neutralizan la acidez (por ejemplo: hidróxido de aluminio) estos deberían de ser administrados por lo menos dos horas después de haber tomado ketoconazol. En pacientes con aclorhidria, tales como ciertos pacientes con SIDA, y en pacientes en tratamiento con supresores de la secreción ácida (antagonistas-H2, inhibidores de la bomba de protones), es recomendable administrar ketoconazol junto con una bebida cola. Se ha visto que ketoconazol es porfirogénico en sistemas in vitro, por lo que se recomienda precaución cuando se prescriba a pacientes con porfiria hepática aguda. Ketoconazol tiene un potencial, clínicamente importante de interaccionar con otros fármacos Una dosis oral con ketoconazol de 200 mg administrado dos veces al día durante 3 a 7 días puede dar lugar a un aumento pequeño del intervalo QTc (6 a 12 mseg), después de 1 a 4 horas tras la administración de ketoconazol. Esta pequeña prolongación del intervalo QTc no se considera clínicamente relevante. Uso en niños: Es muy limitada la utilización documentada de ketoconazol en niños con un peso inferior de 15 kg. Por lo tanto, no se recomienda administrar ketoconazol a niños pequeños, menores de 2 años. Mutagenicidad y carcinogenicidad: En estudios in vitro con ketoconazol en el test de Ames no ha demostrado que el medicamento sea mutagénico. No hubo evidencia de mutagenicidad en etapas de desarrollo de células germinales. Tampoco hubo evidencia de carcinogenicidad en un estudio a largo plazo en ratones y ratas. Embarazo y lactancia: Embarazo: Estudios en animales demuestran la aparición de efectos adversos en el feto tras la administración de ketoconazol, sin embargo, estos estudios no se han realizado de manera controlada en humanos. No se recomienda el uso de ketoconazol durante el embarazo. Lactancia: El riesgo del uso de ketoconazol durante la lactancia no está definido, la evidencia no es suficiente para determinar el grado de riesgo que corre el lactante cuando se le administra ketoconazol a la madre. Por tanto se aconseja no administrar si existen alternativas más seguras. Si es necesario que la madre este en tratamiento con ketoconazol, deberá dejar de amamantar.
Interacciones
Para su completa absorción Ketoconazol requiere un ambiente ácido en el estomago, de lo contrario disminuye su absorción y por consiguiente su efectividad. Es por esto que no se recomienda el uso de ketoconazol con antiácidos como el hidróxido de aluminio, magaldrate, bicarbonato de sodio, carbonato de calcio; tampoco con bloqueadores H2 como cimetidina, famotidina, ranitidina; no administrar junto con inhibidores de la bomba de protones como es omeprazol, lansoprazol, esomeprazol pues esos medicamentos son capaces de aumentar el pH a nivel gástrico, disminuyendo la absorción de ketoconazol. Ketoconazol es un potente inhibidor del sistema enzimático citocromo P-450, específicamente de la isoforma CYP3A4, por lo que podría inhibir las vías metabólicas de una serie de medicamentos administrados concomitantemente con ketoconazol, incrementando las concentraciones plasmáticas de estos medicamentos coadministrados, aumentando el riesgo de experimentar sus efectos adversos. Dentro de los medicamentos que ketoconazol puede inhibir su vía metabólica están terfenadina, astemizol, mizolastina, cisaprida, dofetilida, quinidina o pimozida, domperidona, triazolam, midazolam, inhibidores de la HMG-CoA reductasa metabolizados por el CYP3A4, alcaloides del ergot (ergotamina y dihidroergotamina), anticoagulantes orales, inhibidores de la proteasa HIV tales como indinavir y saquinavir, ciertos agentes antineoplásicos tales como alcaloides de la vinca, bloqueadores del canal del calcio metabolizados por CYP3A4, ciertos agentes inmunosupresores, digoxina, carbamazepina, buspirona, alfentanilo, sildenafilo, alprazolam, brotizolam, midazolam IV, rifabutin, metilprednisolona, trimetrexato, ebastina, reboxetina. No se debe consumir alcohol mientras se encuentre en tratamiento con ketoconazol ya que la coadministración puede ocasionar reacciones tipo disulfiramo, lo que incluye ruborización, vómitos, aumento de la frecuencia respiratoria, taquicardia. El uso concomitante de ketoconazol con amiodarona, bretilium, ibutilida, sotalol incrementa el riesgo de cardiotoxicidad producto del aumento del intervalo Q-T, manifestado en torsades de pointes y eventualmente un paro cardiaco. Fármacos inductores enzimáticos tales como rifampicina, rifabutín, carbamazepina, isoniazina y fenitoína reducen significativamente la biodisponibilidad de ketoconazol. Ritonavir y tripanavir aumentan la biodisponibilidad de ketoconazol. Por tanto, cuando se administren concomitantemente, se debe de considerar la reducción de la dosis de ketoconazol.
Sobredosificación
En caso de sobredosis accidental el tratamiento es sintomático tomando las medidas de soporte necesarias. Durante las primeras horas post ingestión de ketoconazol se puede realizar lavado gástrico con bicarbonato de sodio para prevenir la absorción de la droga a nivel gastrointestinal.
Presentación
Envase con 10 y 100 comprimidos. FUNGIUMSAVAL-EUROLABCremaAntimicótico.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *